miércoles, 22 de agosto de 2012

La importancia de unos Fondos Europeos bien definidos


Cuando viajamos con nuestro vehículo por territorio Europeo o nacional, no es raro encontrarse carteles por la carretera con símbolos de la bandera de la Unión Europea que tienen como lema principal la cofinanciación de un proyecto de infraestructuras, por parte de unos fondos procedentes de las arcas de la UE. Por lo general, suelen indicar el concepto del proyecto, así como el período de ejecución del mismo, la empresa ejecutante y el porcentaje financiado sobre el montante total. Se tratan de proyectos financiados por los fondos estructurales europeos para el desarrollo regional de aquellas zonas menos desarrolladas, y que por distintos motivos son objetos de estos fondos. Pero ¿sabemos realmente qué son estos fondos?¿Conocemos el mecanismo de los mismos?

Estos fondos nacieron con el objetivo de convertirse en una herramienta de promoción para el desarrollo de la Unión Europea, para crear una mayor unión e igualdad tanto económica como social en aquellos países que forman parte de la Unión Europea. La herramienta para la ejecución de estos objetivos, tal y como se ha comentado anteriormente radica en la cofinanciación, es decir, un porcentaje del total de la inversión es aportada por la Unión Europea, mientras que el resto por la región, comunidad autónoma o país beneficiario de la ayuda. Estos fondos estructurales forman parte de los presupuestos de la Unión Europea, los cuales se nutren de los impuestos sobre los derechos de aduanas respecto a países terceros (10% de los fondos propios), cuota sobre el IVA (15%) y cuota del PIB (es la aportación de cada Estado miembro en función de su PIB, y ocupa un 75% de los ingresos de la Unión).

Con el fin de explicar la diferencia de los fondos existentes y comprender un poco mejor los mismos, desde WorldWtrade traemos un resumen de estos fondos comunitarios, los cuales se diferencian en dos:

1) Fondos Estructurales Europeos. Son los más escuchados en televisión, prensa o radio, e incluso más observados cuando viajamos por las carreteras europeas, y es que el objetivo de los mismos es conseguir un equilibrio entre las distintas regiones y territorios que forman la Unión Europea. Dentro de estos fondos se encuentran:

a) FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional): Sin duda los más importantes dentro de los Fondos Estructurales, y es que mediante ayudas directas o a través de distintos instrumentos financieros, se financia a aquellas zonas o regiones que a través del proyecto contribuyan a crear empleos duraderos, invertir en infraestructuras o apoyen al desarrollo regional y local de las PYMES de la región. Ocupan la mayor parte del presupuesto de los fondos estructurales, y abarca ámbitos tan variopintos como el transporte, la energía, el medio ambiente, I+D, formación, la pesca y hasta el turismo y la cultura.

b) FSE (Fondo Social Europeo): Es la principal herramienta de la Unión Europea para el fomento y promoción de empleo entre los distintos Estados miembros. Para ello hace hincapié en tres pilares, como son  la creación de empleo (1), la mejora de los puestos de trabajo (2) y  la integración de aquellas personas con problemas de integración (3), ya sea por problemas sociales o físicos-psíquicos.



c) FEOGA (Fondo Europeo de Orientación y Garantía Agrícola), es aquel que tiene como objetivo financiar la política agrícola común (PAC), y principalmente pretende mejorar las estructuras agrarias en Europa a través de modernización de las explotaciones y dar formación cualificada a los agricultores. Además, otro de los fondos destinados al control de precios del mercado agrícola.


d) IFOP (Instrumento Financiero de Orientación de la Pesca),  mediante el cual se pretende, entre otros objetivos, renovar la flota y modernización de los buques y barcos pesqueros, así como proteger los recursos pesqueros del mar.



2) Fondos de Cohesión. Por su lado tienen el principal objetivo de reducir las diferencias entre las economías nacionales. Sobre el papel queda muy bonito estos fondos, pero ¿qué quiere decir ello? Estos fondos van dirigidos a la financiación de los proyectos de aquellos Estados miembros de la Unión Europea que presentasen un Producto Nacional Bruto per cápita menor al 90% de la media de la Unión Europea, y que a su vez estén llevando a cabo un programa de convergencia económica mediante el cual estén realizando un control de déficit público inferiores al 3%. España, junto a Grecia, Italia y los nuevos países que se incorporaron a la UE en 2004 son, por el momento, los beneficiarios de los mismos. 

Entre las materias que cubre estos fondos son principalmente proyectos medioambientales (Presas, ríos, conservación de la fauna, etc) e infraestructuras consideradas de gran interés para la Unión Europea. Se trata, en resumen, de unos fondos extras destinados a aquellos países con problemas económicos o cuya riqueza (expresado en términos del Producto Nacional Bruto per cápita) esté por debajo de la media europea.



Sin duda se tratan de unos fondos que son necesarios para el desarrollo de aquellas regiones de la Unión Europea más desfavorecidas, tanto en el aspecto de infraestructuras, medioambiental y social-laboral, que a la vez que ayuda a la integración de los países, se presenta como una oportunidad única para las empresas de poder ejecutar unos interesantes proyectos de grandes dimensiones (a nivel nacional y europeo), que sin estos fondos no podrían haber realizado.

Sin embargo, la cara negativa de estos fondos se encuentra en la detección en los últimos años irregularidades en el destino de estos fondos, porque a pesar de ir dirigidos a aquellos fines a los que en teoría deben ir dirigidos, los presupuestos en ocasiones son inflados provocando un desaprovechamiento de los mismos y un enriquecimiento injusto de algunas regiones o localidades. Es por ello, que habría que instar a una doble actuación:

- Mayor poscontrol por parte de las autoridades de la Unión Europea sobre estos fondos Europeos. La Unión a través de autoridades internas o profesionales externos, realizan un control a posteriori de cómo se han ido realizando y ejecutando aquellos proyectos según el presupuesto presentado. Sin embargo, debido a la cantidad de ayudas aportadas y al gran número de proyectos que se ejecutan al año, es imposible un control de todos ellos, por lo que en ocasiones se analizan aquellos proyectos de cuantía mayor abandonando el seguimiento de los de menor cuantía.

- Dar preferencias a aquellos proyectos de urgencia necesidad. Es cierto que valores como la cultura y el cine son importantes para el desarrollo en cualquier país, pero todo tienen sus prioridades, y en el caso de España, podría ser dar un papel más relevante al Fondo Social Europeo, puesto que es la mayor prioridad a la que se enfrenta nuestro país, dada la elevada tasa de paro juvenil que sostiene nuestro país.

Para finalizar, solo resaltar que nos enfrentamos a un nuevo período de asignación de fondos Europeos, que abarca los años 2014-2020, por lo que todavía no están distribuidos los nuevos presupuestos ni los nuevos objetivos para este período y habrá que esperar a dentro de unos meses la asignación de los mismos. Hasta el momento, los fondos Europeos han funcionado de manera más que correcta (exceptuando casos en los que todavía se cuestiona el por qué se han financiado unos proyectos en lugar de otros), aunque siempre pueden ser objeto de mejora. Esperemos que el pasado haya servido de ayuda para que estos fondos mejoren lo presente y sean 100% eficientes en su asignación

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada